jueves, 3 de diciembre de 2009

Copa Davis 2009/ Del Mar de la Plata al Mare Nostrum: ¿Hundimiento o reválida de la Armada española de tenis?


Otro año más, distinto escenario, se repite la presencia del equipo español en la final de la Copa Davis, esta vez en casa, ante la República Checa, en el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde hace 9 años ganó por vez primera la “ensaladera”.
En lo que llevamos de siglo, el equipo español va camino de convertirse en la mayor potencia de tenis, en cuanto a la Copa Davis se refiere, si consigue ganar las finales que se celebrarán desde mañana viernes día 4 hasta el próximo domingo día 6 de diciembre frente a la República Checa.
España jugará con sus mejores valores: Nadal y Ferrer en individuales, frente a Tomas Berdych y Radek Stepanek, y por otro lado, Fernando Verdasco y Feliciano López, en dobles, harán lo propio, frente a Lukas Dlouhy y Jan Hajek. España mantendrá en la recámara a otros dos buques insignia de excepción, como son: Tommy Robredo o Juan Carlos Ferrero.
Los vientos marinos parecen propicios para que la Armada gane su cuarta ensaladera en el Mare Nostrum pero conviene no lanzar las campanas al vuelo puesto que una actitud orgullosa fue la causante de la derrota de la original Armada Invencible frente a la inglesa. Desde mi punto de vista, debemos ser humildes recordando el desastre de la invencible por un exceso de confianza en la propia superioridad. Conviene esperar lo mejor pero prepararse para lo peor.

Adsense

2 comentarios:

  1. Tienes toda la razón. Nunca hay que despreciar al rival. También ha llegado a la final, por algo será.

    ResponderEliminar
  2. Análisis de la Copa Davis: La primera final, a cargo de Rafa Nadal y del checo Tomas Berdych, no presentó especial complicación para el manacorí a excepción del primer set que se lo apuntó por siete puntos a cinco.
    En cuanto a David Ferrer, al ir dos sets a cero a favor de Radek Stepanek, dio la vuelta al partido convirtiéndose en el héroe de la Copa Davis en una espectacular remontada en la que mostró gran coraje y mucho corazón.
    La final de dobles también la ganaron los españoles: esta vez a cargo de Verdi y Feliciano; Allí se vio un Radek Stepanek muy tocado por el cansancio de la final disputada el día anterior que duró cuatro horas.
    En cuanto a las dos últimas finales, sólo se jugaba el prestigio, y los nuestros salieron a divertirse. Convirtiéndose así en el segundo país que logra la renta de cinco partidos a cero ganados en esta especial competición.
    Cumplida la misión de reválida ahora toca a los nuestros descansar, festejarlo e ir a por la quinta "ensaladera" pero, eso ya es otra historia.

    ResponderEliminar