lunes, 4 de abril de 2011

APERTURA DE UN CENTRO ABORTISTA EN NAVARRA



No he podido evitar escribir estas líneas tras haber escuchado hace unos días “Hoy por hoy”, el programa de radio emitido a las 12:30 en la cadena Ser, en el que el Ginecólogo José Gurrera se refirió a la apertura en Navarra de un centro de “intervención voluntaria del embarazo como un centro “muy legal, aprobado por todas las leyes y clínicamente perfectas sus instalaciones”. ¡Pero, señores!, llamemos a las cosas por su nombre. Es un “centro abortista” aunque pretendan disfrazarlo para que la gente se asuste menos. Parece que se olvidan de un detalle y es que esta ley del aborto va en contra de la ley moral y en contra la ley natural. No es digna de ser aprobada y mucho menos de ser obedecida.
También dijo el ginecólogo que sabe que habrá objetores de conciencia, entre ellos el Opus Dei. Pero es que basta con ser cristiano para rechazar esta ley que los papas han llamado “un crimen contra la humanidad” que atenta, además, contra el derecho a la vida de los no nacidos, su derecho más fundamental.
Los gobernantes se olvidan, según interesa, de lo que se aprobó en la constitución española de 1978. Sobre todo de su artículo 15, capítulo II, que dice así: “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral”. Incluidos digo yo, los no nacidos, porque son personas desde el momento mismo de su concepción. Esto lo sabrá el Señor Ginecólogo que se olvida que lo dicho anteriormente está en la conciencia de cada uno.
Este es un país en el que impera la democracia. Y digo yo, ¿que fue del respeto a la otra mayoría, más silenciosa?
También dice el Capítulo II de esta constitución que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán una relación de cooperación con la Iglesia Católica y demás confesiones. ¿Todo esto está pasado de moda o está sometido al arbitrio de los gobernantes? Señores, todos ellos tendrán que dar cuenta a Dios personalmente porque, a pesar de algunos, existe.
Firmado: María del Carmen Molina, madre de una familia numerosa de 17 hijos de los cuales estoy muy orgullosa; que ahora están pagando el paro a los que no han tenido o querido tener hijos. Muy agradecida, si me publican.

Adsense