viernes, 27 de abril de 2012

Motivos por los que los que el legendario Guardiola dice: adiós!!!



Lo deja. Nos deja en manos de un Mousacacuartos!!! Guardiola dice adiós elegantemente y sin mediar palabra, sin lamentaciones en una rueda de prensa. Hace las maletas y dice el mismo: puerta que me las piro!!!

Así es un grande. Grande su venida y grande su despedida!!!
Ha sido el único capaz de crear deserciones en el madridista. El solito siempre sabiendo leer la próxima jugada como si de una partida de ajedrez se tratara ahora lo ha visto hasta el quinto movimiento. Elegancia. Lo deja. Lo abandona.
No es por que no puede más. Es sencillamente porque todo tiene un principio, un ciclo y todo tiende acabarse. Así lo leyó y mucho antes me atrevería a decir. No fue el clásico solamente. Fue su esfuerzo, su dedicación, su ilusión...Eso si se le ha ido. Pero como se le ha ido. A lo grande. Sin linchamiento. Con la frente bien alta.
Parafraseando a un analista distinto de mi: Soy de los que piensan que Guardiola ha dado tanto al club que se merece un mínimo respeto, y que le hayan dejado tomar su decisión de forma que sus intereses personales prevalezcan por encima de los intereses generales. La afición barcelonista se lo debe porque lo ha dado todo. Solo viendo su evolución física durante estos cuatro años se aprecia claramente el enorme desgaste que ha sufrido. Y en sus últimos partidos en el banquillo, gracias a las cámaras que le enfocan permanentemente durante más de dos horas, se constata lo mucho que padece por su obsesión por el Barça y por el fútbol. Ahora que quiere parar, simplemente por mejorar su salud o por estar más tiempo con su familia, deberíamos respetar su decisión y aplaudirle. En el futuro, ya tendrá tiempo de volver, si quiere.

La opinión de los aficionados que, egoístamente, lo quieren ver atado permanentemente al banquillo, no vale. La opinión de los futbolistas que lo idolatran y que con él han alcanzado un nivel de juego sublime, no vale. La opinión de los directivos que, eso sí, han mantenido una actitud de respeto hacia su decisión que cabe elogiar, no vale. Solo importa lo que ha decidido Guardiola: se debe ir con un aplauso general y una ola gigantesca en el Camp Nou. Se lo merece. Mas allá de si, en su última temporada, lo ha ganado todo o no ha ganado nada. Todo lo que tenía que demostrar ya lo ha demostrado. Y el fútbol lo tendrá siempre en un púlpito, haga lo que haga a partir de ahora.


















Guardiola forever!!!

Adsense

No hay comentarios:

Publicar un comentario